animales en extinción
 
animales en extinción
Fotos de mis mascotas
ULTIMOS ANIMALES VIVOS...

animales en extinción

Imagen
la vida de un animal es importante para mi... y para vos?
En los últimos años, el índice de extinción se ha acelerado a causa de las actividades desarrolladas por el hombre.

A diferencia de otros animales que elaboran en su propio organismo las adaptaciones que necesitan para sobrevivir, los seres humanos pueden transformar acentuadamente el ambiente para adecuarlo a ellos. Aunque algunos animales, como los castores, pueden introducir cambios es relativamente limitados. Pero el hombre consigue transformar en modo extremo zonas muy extensas en muy breve tiempo. Confecciona su ropa y construye casa para protegerse. Embalsa ríos, desbroza selvas e irriga desiertos para fines de cultivo y para la cría de ganado.

Estas actividades cambian el ambiente de manera que las plantas y animales autóctonos deben adaptarse, emigrar o morir. En este sentido, el hombre compite con la vida silvestre en lo que respecta a los productos de la tierra y los mares. Más aún, para proteger sus cultivos y sus animales domésticos, matan a otras especies que pueden comerlos o competir con ellos.

Se considera que el hombre prehistórico ha sido causa de la extinción de algunas especies de los mayores mamíferos norteamericanos que existían entonces. Los grandes mamuts de la Edad de Hielo, los enormes perezosos de tierra, y quizás hasta los caballos salvajes de las llanuras se extinguieron cuando el hombre, el cazador, llegó al Nuevo Mundo procedente de Asia hace más de 20.000 años. Esos animales pasaron por todas las adaptaciones necesarias para sobrevivir entre tigres de dientes de sable y lobos gigantescos. Pero no pudieron adaptarse al hombre y a sus técnicas de caza.

Con el desarrollo de la agricultura y la domesticación de los animales, hace aproximadamente 12.000 años, aumentó seriamente la amenaza para la vida silvestre. A medida que la población humana creció y se dispersó por todas partes, se registró una declinación en la totalidad de los animales salvajes y un aumento de la tasa de extinción de las especies.




Los animales son los màs perjudicados a causa de los actos inconcientes del hombre.
Nosotros, los seres humanos, sin pensar dos veces debemos de respetar sus derechos como seres vivientes y asì poder mejorar su situaciòn
Las especies pasan a ser consideradas en peligro por distintas razones, pero en la actualidad casi todas éstas están, directa o indirectamente, relacionadas con el hombre. Incluyen caza, pérdida de hábitat y provisión de alimento, bajos niveles de poblción y envenenamiento del ambiente.

Caza. Es una amenaza para toda una serie de animales. Algunos son buscados como trofeos; otros, cazados con fines comerciales. El oso polar (Thalarctos maritinus) del Ártico es buscado por los cazadores como trofeo. Mientras se lo perseguía a pie, tenía una oportunidad razonable para escapar. Sin embargo, el número de estos osos comenzó a disminuir cuando los cazadores empezaron a utilizar aviones y helicópteros para buscarlos y darles caza. Cuando el oso queda extenuado, el avión aterriza, y el cazador conquista su trofeo.
Desde hace siglos se practica la protección de los animales. Los cotos privados de caza fueron en realidad uno de los métodos primitivos de conservación. Los terratenientes nobles se dedicaron a proteger y alimentar ciertos animales para asegurarse de un buen abasteciemiento de éstos con fines deportivos. Varias de estas especies, sobre todo de la familia de los ciervos, deben actualmente su existencia a la protección de los mismos hombres que los cazaban.

A partir del siglo XVII, se dictaron leyes locales para proteger las especies autóctonas que estaban en proceso de desaparecer. Las primeras leyes protectoras en el Nuevo Mundo fueron probablemente las dictadas por el gobierno de Bermudas en 1621 para proteger a un ave llamada "cahow" (Pteradroma cahow). Aparentemente a pesar de esa legislación, el ave se había extinguido. Sin embargo, en 1950 se descubrieron unos pocos especímenes vivos. En 1964 se prohibió en Massachusetts la caza del porque había sido diezmado.

En la actualidad, el Servicio de Supervivencia de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y los Recursos Naturales es la principal agencia que alerta acerca de las especies en peligro. En su cede de Morges, Suiza, recibe informes naturalistas de todo el mundo acerca de la situación de determinados animales. Cuando llega al organismo un informe sobre una amenaza a una determinada especie, el Servicio de Supervivencia se pone en contacto con otros hombres de ciencia conocedores de estos animales o de la zona relacionada, para informarse sobre la condición anterior y actual de esa especie.

Si la información recibida indicara que existe una verdadera amenaza para ella, se imprime una página destinada al Libro rojo de datos. Aunque no disponga de suficiente información que le asegure que una especie está seriamente amenazada, la UICN puede incluirla en esta publicación.

La UICN y otros organismos, como el Fondo Mundial para la Vida Silvestre (World Wildlife Fund), tratan de que se estudien las especies en detalle para determinar cuántos animales quedan, cuáles son los principales peligros que amenazan su existencia y qué medidas pueden tomarse para preservarlas. Individuos y organizaciones de distintos países tratan de dictar leyes de protección de las especies. Todas estas actividades tienden a alertar sobre los peligros que éstas corren, promoviendo un mayor apoyo público para su conservación.

Aunque se dictan leyes sobre protecció,n de las especies, queda pendiente el problema de hacerlas cumplir. Muchas especies en peligro habitan en zonas remontas, a menudo de densa vegetació,n donde es difícil encontrar a alguien que mata ilegalmente a los animales. En el caso de algunas de esas leyes, no se ha impuesto su aplicación. Y sin ésta no puede obtenerse una proteción verdadera.

A mediados de la década de 1960 el interés respecto a las especies en peligro aumentó en forma notable, pues la situación de muchas se volvió rápidamente crítica. El Servicio de Seres Silvestres del Departamento del Interior de Estados Unidos publicó un libro titulado Seres Silvestres de los Estados Unidos raros y en peligro.

En 1966, el gobierno norteamericano dictó una ley titulada Acta de Preservación de las Especies en Peligro. De acuerdo con ella, las que figuran en la lista en esta situación no pueden ser introducidas en Estados Unidos; y las que no figuran en la lista, pero que están legalmente protegidas en otros países, tienen también prohibida la entrada.

Uno de los problemas de la protección es que una especie puede ser relativamente abundante en un lugar dado, pero muy escasa en otro. Puede estar protegida en el país donde es rara y no en el otro. Se da muerte a muchos animales en forma ilegal en el país donde están protegidos, y sus pieles son introducidas de contrabando en el país donde la matanza es legal. En muchos casos es sumamente difícil, por no decir imposible, descubrir la procedencia del animal con sólo revisar su piel.

Muchas pieles que entraron en los Estados Unidos fueron registradas como procedentes de lugares donde la especie abunda y no está protegida. Por ejemplo, los caimanes estaban protegidos en los Estados Unidos, pero muchos fueron muertos por cazadores furtivos y sus pieles llevadas de contrabando a Europa, desde donde se las exportó de vuelta a los Estados Unidos como si fueran de cocodrilo. Lo mismo sucedió con las pieles de leopardo, que fueron identificadas como procedentes de Somalia, donde la matanza era legal, cuando en realidad procedían de Kenia, donde es un delito.
Muerte de inocentes por dinero
Generalmente, cuando se habla de la extinción de animales, se piensa únicamente en aquellos animales que pertenecieron a la época prehistórica, olvidando en muchos casos a los animales con los que contamos en la actualidad y que están en peligro de extinción.

Por esta razón, las autoras han decidido dar a conecer por medio de este sitio la problemática, importancia y consecuencias de este fenómeno sobre el ecosistema.
En la actualidad, existen algunas personas que se han preocupado por la extinción de animales, y han formado criaderos para preservar algunas especies
El tigre que va y viene por su jaula y el oso polar que chapotea en su pequeño charco en el zoológico quizá se conviertan pronto en los últimos representantes vivos de su especie. Junto con otros favoritos del zoológico, como el orangután y el gorila, los tigres y los osos polares están amenazados de estinción -de total desaparición como especies vivas- a menos que el hombre salga en su defensa con medidas protectoras.

En todo el mundo, en zonas vírgenes que se reducen constantemente, los animales salvajes están librando una batalla contra los estragos causados por el hombre. Desde los gorilas de África central y las vicuñas de los Andes, hasta los canguros de Australia y las ballenas de los mares abiertos, en todas partes hay animales cuya supervivencia está pendiente de un hilo.

Aunque en la mayor parte de este sitio se ha dedicado a los animales en peligro de extinción, se debe tomar también en consideración algunas especies vegetales amenazadas, a las cuales hasta hace muy poco generalmente se les ignoraba. La adopción de medidas tendientes a salvar las especies vegetales y animales es de primordial importancia para las generaciones futuras y para la nuestra.